Pasos clave para la construcción de un EQUIPO EFECTIVO



Lo hermoso de los seres humanos es nuestra imperfección. El peor error es considerarnos "producto terminado", ya no hay nada más que mejorar, no hay nada que aprender. Hay gente que vive bajo esa premisa y concepto, convirtiéndose en una de las peores amenazas en una organización.


Ser un equipo imperfecto es perfecto, pues tiene la gran posibilidad de mejorar y lograr no solo mejores resultados, sino mejores seres humanos.

Vale recalcar que la perfección no debe ser nunca una meta, sí lo es el desarrollo y el crecimiento permanente. Un equipo imperfecto con mentalidad de aprendiz es una verdadera riqueza. Un equipo debe crecer juntos, ayudarse, empujarse, jalarse, reflexionar, reconocer, mejorar y celebrar. Saber afrontar los errores de un equipo con gratitud por la oportunidad de mejorar abre caminos y futuros infinitos.

Ahora, ¿cómo hacerlo?, ¿es fácil?, ¿es posible?


Aquí les vamos a dar unas claves de cómo lo hacemos en nuestro programa de Equipo Efectivos - Invictus. No es fácil; requiere disciplina, determinación, voluntad, humildad. Pero sin duda es posible ir logrando resultados incrementales, permanentes y de valor que lleven a resultados tangibles de negocio, de cohesión de equipos y altísima satisfacción personal.


Este proceso es para cualquier equipo que quiera superarse y pasar a un permanente y sistemático siguiente nivel.


Aquí les contamos los 5 pasos para lograrlo:


1.- Abrimos espacios de conversaciones para conocer las necesidades, expectativas, dolores y satisfacciones de los miembros del grupo, en una sesión privada, confidencial y acompañada, donde se hablen de las cosas que no es posible se digan entre ellos solos, mientras se va construyendo el factor confianza requerido en conversaciones más abiertas.

2.- Trabajamos en crear ese nivel de confianza en el equipo, entre sus miembros, para que vayan despojándose de las varias capas y corazas con las que se revisten en el día a día, aprovechando la vulnerabilidad individual y grupal, como el gran catalizador en el fortalecimiento de la confianza, logrando que las conversaciones difíciles se conviertan en diálogos productivos y enriquecedores.


3.- Acompañamos el proceso con ejercicios prácticos donde se fomente la confrontación constructiva, en lugar de evitarlas, creando el aprendizaje del beneficio de co-crear soluciones en conjunto, colaboratívamente, logrando mayor impacto que las posiciones individuales. Intervenimos desde abrir espacios de bajo nivel de amenaza, hasta ir llegando a mayores niveles de apertura.


4.- Enseñamos al equipo herramientas de cómo lograr acuerdos que se honren y fomenten una cultura de integridad, respeto y mentalidad colaborativa y constructiva. Fomentamos la toma de decisiones con el compromiso de todos, aun cuando no haya acuerdos, sino entendimiento y respeto al pensar y sentir individual y al beneficio del bien común.


5.- Fomentamos un ambiente de responsabilidad, rendición de cuentas, de no excusas, ni victimizaciones, de auto regulación de resultados, de co-evaluación iterativa. De enfoque en los resultados colectivos y organizacionales, subordinando los objetivos y perspectivas individuales sobre las organizacionales.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo